sábado, 11 de febrero de 2017

Las promociones de la General

Desde 1979 a 1982, cuatro promociones de Oficiales del entonces Cuerpo de la Policía Nacional, realizaron su primera fase de formación académica en la Academia General Militar de Zaragoza, donde cursaron los estudios correspondientes a los dos primeros años de la Carrera, junto con los demás Cadetes de las restantes Armas y Cuerpos del Ejército de Tierra y Guardia Civil. Concluida esta fase formativa prosiguieron sus estudios en la Academia Especial de Oficiales de la Policía Nacional, ubicada en la localidad madrileña de San Lorenzo de El Escorial hasta completarlos y salir despachados como Tenientes de la Policía Nacional.


En estas cuatro promociones se formaron un total de 105 Oficiales a razón de 50 en la 1ª; 25 en la 2ª y 15 en cada una de las 3ª y 4ª.

Durante los dos años de permanencia en la Academia General Militar vistieron la misma uniformidad que el resto del personal en fase de formación en el Centro, luciendo en las puntas de los cuellos o donde determinase la uniformidad correspondiente el rombo porta-emblema de este prestigioso Centro de formación militar, constituido por los emblemas de las Armas de Infantería, Caballería, Artillería e Ingenieros, así como de los Cuerpos de Intendencia y Guardia Civil.

Rombo de la Academia General Militar

Una vez ascendidos al empleo de Alféreces Cadetes, tras estrenar el uniforme marrón propio de la Policía Nacional con el que recibieron el Despacho acreditativo de este empleo en la Academia General Militar, sobre los uniformes del Cuerpo pasaron a lucir el rombo de la Policía Nacional con el Aguila de San Juan, incorporándose a la Academia Especial de El Escorial para iniciar el tercer Curso y sucesivos de su Carrera.

Algo similar sucedió con la oficialidad de la Guardia Civil que, al completar el segundo año y salir despachados Alféreces partieron para su Academia Especial de Aranjuez con el fin de completar sus estudios.

Sin embargo, los Alféreces de las demás Armas y Cuerpos antes de partir para sus Academias Especiales de Toledo, Valladolid, Segovia, Hoyo de Manzanares (Madrid) o Avila, todavía permanecieron un curso más en la A.G.M., luciendo ya su estrella de Alférez y manteniendo en la punta de los cuellos el rombo de este Centro castrense.

El hecho de pertenecer ya a un Arma o Cuerpo concreto, exigió, como distintivo de su adscripción, la utilización de una chapa de metal ovalada en la que figuraba - y figura todavía a día de hoy - el emblema del Arma o Cuerpo correspondiente sobre el fondo del color propio de cada una de ellas. Así, los de Infantería usaban como fondo el color rojo; los Caballería azul Cristina; los de Artillería negro y rojo, tajado; los de Ingenieros morado y los de Intendencia azul y blanco, tajado

De igual modo los futuros Oficiales de los restantes Cuerpos en su fase formativa en la A.G.M. lucían sus distintivos sobre sus colores identificativos, Sanidad blanco; Cuerpo Jurídico rojo; Cuerpo de Intervención, también rojo; Farmacia igualmente rojo, lo mismo que los de Veterinaria.

Distintivo de pecho de los Cadetes de la Policía Nacional

Con relación a la Guardia Civil: creemos que verde aunque también hemos localizado alguno con fondo rojo.

En cuanto a los Alféreces Cadetes de la Policía Nacional utilizaron uno, de iguales dimensiones que los restantes, sobre fondo rojo y con el Aguila de San Juan en oro.

Cabe preguntarse ¿en qué momento utilizaron este distintivo si al comenzar 3º vestían ya su uniforme marrón sobre el que lucían el rombo del Cuerpo? No parece que tenga mucho sentido pensar que lo hicieran en la Academia Especial, algo ya descartado por informaciones facilitadas por alguno de los integrantes de estas Promociones, ya que en la A.G.M. lo utilizaban precisamente para diferenciarse al vestir todos el mismo uniforme con los rombos de la General.

Pues bien, por lo que hemos podido saber era costumbre, aunque no reglamentaria, que desde la finalización de 2º curso, a finales de junio o principios de julio, conocedores ya del Arma de destino, solían salir de paseo a Zaragoza luciendo el distintivo para reivindicar, con orgullo, la Especialidad fundamental en la que iba a transcurrir su vida profesional.

Parece lógico suponer que con mayor motivo lo hiciesen los futuros Tenientes de la Policía Nacional que conocían, desde el principio, su futuro y además abandonarían la Capital de Aragón tan solo unos días después.

En cualquier caso, esta información cuadra con el hecho de que algunos de los preguntados para aclarar este extremo, recuerdan que lo utilizaron vistiendo camisa de manga corta, cordones y boina gracé, lo que indica que se utilizó ya en el tiempo de uso del uniforme estival.

(Agradecemos al Comisario Campesino Tejero, su valiosísima colaboración en este artículo). 



No hay comentarios:

Publicar un comentario